Ventajas e inconvenientes de los cojines de lactancia

Ventajas e inconvenientes de los cojines de lactancia

Son muchas las madres que utilizan los cojines de lactancia y otras tantas las que prefieren no usarlos para dar el pecho a sus bebés. En este artículo te contamos algunas ventajas e inconvenientes de los cojines de lactancia para que puedas decidir si quieres o no utilizarlos.

Ventajas de los cojines de lactancia

Los cojines de lactancia tienen muchas defensoras ya que se trata del dispositivo perfecto para que una madre pueda dar el pecho a su hijo/a cómodamente evitando todo tipo de lesiones. Los cojines de lactancia son interesantes para prevenir cualquier tipo de tensión muscular y también te ayudarán a evitar que adoptes una mala postura mientras alimentas a tu bebé.

Es por todo ello que se trata del accesorio perfecto para todas las madres pero además en algunos casos concretos los cojines de lactancia son todavía más prácticos y eficientes.

Si le han hecho la cesárea a una mujer los cojines de lactancia son prácticamente necesarios porque así podrás tener muy cerca al bebé sin necesidad de dejarlo sobre tu vientre, usando simplemente el cojín de lactancia. Gracias a este artículo podrás acercar al pequeño a tu pecho sin ningún tipo de complicación sin estar incómoda o con miedo a que pueda hacerte daño o quitarte los puntos sin querer.

Asimismo, sin duda los cojines de lactancia también son la mejor opción para todas las mamás que tienen una lesión muscular, un problema lumbar o una lesión en la espalda y no pueden colocarse de forma que les resulte forzado un movimiento con lo que sin duda este artículo les ayuda a conseguir la posición perfecta.

Los cojines de lactancia son también una muy buena opción para las mamás que tienen dos bebés, ya sean mellizos o gemelos. En este caso recomendamos sobre todo los cojines de mayor tamaño porque son los que resultarán más prácticos para poder colocar cómodamente a los dos bebés. Incluso si buscas un poco mejor y necesitas un cojín de lactancia específicamente por este motivo debes saber que hay modelos que han sido preparados especialmente para darles este tipo de usos.

Si quieres conseguir una técnica de lactancia perfecta los cojines de lactancia, como leemos en esta guía de almohadas de lactancia, son también la mejor opción puesto que se trata de un artículo que consigue que la boca de los pequeños quede justo a la altura de la aureola con lo que la sujeción del bebé siempre es perfecta y no sufrirás problemas de irritación en los pezones ni te aparecerán grietas.

Inconvenientes de los cojines de lactancia

Por otro lado, también existen algunos inconvenientes a la hora de usar cojines de lactancia. Si bien es cierto que a algunas madres les puede ayudar a lograr la posición perfecta, en algunos casos un cojín de lactancia puede ser muy alto para algunas mamás y dejar a los bebés mal ubicados delante del pecho con lo que se pueden llegar a producir las lesiones que anteriormente habíamos explicado que se querían evitar.

A la hora de usar este tipo de cojines de lactancia resulta básico ubicar al bebé de forma perfecta porque de lo contrario se pueden llegar a adoptar posiciones horizontales y a forzar que los peques tengan que forzar demasiado los movimientos para poder llegar al pecho.

Otro de los inconvenientes que puede suponer el usar un cojín de lactancia es que una madre puede llegar a acostumbrarse a su uso y si en algún momento no dispone de su cojín porque se encuentra fuera de casa o de viaje y ha olvidado llevarlo en la maleta es muy probable que no pueda darle el pecho de forma correcta a su bebé.

Por último recomendaríamos seleccionar siempre que sea posible cojines que sean transpirables o de lo contrario tanto las mamás como los bebés pueden pasar mucho calor, sobre todo si se van a utilizar los cojines de lactancia en los meses de verano.

¿Te ha sido útil esta información?
(Sé la primera persona en votar)
¡Déjanos tu comentario!